En el nuevo entorno denominado VUCA (volátil, incierto, complejo y ambiguo), la estrategia de talento es una de las claves del éxito de las empresas, ya que el 60% de la productividad de una compañía está directamente vinculada a él. Así lo han asegurado los participantes en la segunda jornada del ciclo de encuentros “Desarrollo del talento en el VUCA World”, organizado por ManpowerGroup y Aedipe Centro.

aedipe manpower

El talento es escaso y es global, en este mundo VUCA es muy importante identificar qué talento tenemos en las empresas; “no hacerlo es un despilfarro inadmisible”. Además, la estrategia de talento no puede estar aislada del negocio y alejada del cliente; “afecta a toda la organización e impacta globalmente”.

Una vez identificado el talento interno, es preciso analizar qué desarrollo debe tener y realizar un seguimiento, porque “no hay hábitos sin seguimiento”, afirma Santiago Puebla, y “esto implica cambiar paradigmas muy importantes”. Asegura que un alto potencial puede desarrollar su función de una manera óptima en 2 años. Sobre este aspecto, Santiago Puebla ha recordado los resultados del estudios “Desarrollo Estratégico del Liderazgo” elaborado por Right Management, que revelan que el 75% de los CEOS de las compañías afirma que la primera estrategia es el crecimiento y desarrollo interno de su talento. El mismo estudio, pone de manifiesto que sólo el 13% de los senior managers en Recursos Humanos tiene el pipeline adecuado de los líderes, y que en el 40% de las compañías los líderes son percibidos como “no preparados”.

Según Santiago Puebla, las tres claves del talento en el mundo VUCA son: agilidad estratégica, agilidad interpersonal y agilidad operacional.

Juan Carlos Cubeiro, Head of Talent de ManpowerGroup, ha enumerado 10 obstáculos para el desarrollo del talento:

  1. considerar que talento es inteligencia o capacidad;
  2. confundir la actitud, con el compromiso;
  3. pensar que el talento es algo fijo;
  4. que el liderazgo es carisma;
  5. considerar que la motivación es algo externo;
  6. que las personas con talento encajan en cualquier sitio;
  7. que la fidelización del talento es cuestión de dinero;
  8. que el desarrollo del líder se realiza a base de prueba y error, y
  9. que la felicidad es externa.

Para Juan Carlos Cubeiro, la era presente es la del talentismo, porque “el talento –definido como “capacidad x compromiso en el contexto adecuado”- es hoy más valioso y escaso que el capital. Según ha asegurado, “tan importante es el talento que incorporamos a nuestras organizaciones como el que vamos creando, porque cuando el talento no se aprecia, se deprecia”. Por eso, el líder en el mundo VUCA tiene que ser inspirador, integrador, intuitivo, creativo, ágil e imaginativo.