Cada vez necesitamos más la presencia de verdaderos líderes en nuestra sociedad y en nuestra vida. Me refiero a un tipo de personas que no se obsesionan ni por ganar un concurso de popularidad, ni por ser los primeros. El mundo pide a gritos la presencia de seres humanos que no nos pidan que les echemos una mano antes de que se hayan ganado nuestro corazón.

Si cada uno de nosotros no mejoramos nuestra calidad como personas, tampoco podremos convertirnos en esos líderes que sean capaces de inspirar a otros para que desplieguen sus alas y se transformen en quienes están llamados a ser. El ser humano, tantas veces atrapado en lo que teme ser o en lo que pretende ser, se olvida de aflorar lo que verdaderamente es. Hoy en día, cuando hay tanta incertidumbre, ambigüedad y cambio, solo podrán servirnos de guía aquellas personas que tengan como prioridad defender aquellos valores que nos perfeccionan. Puede que lo que digo parezca un simple sueño y por eso, me gustaría compartir unas palabras de Augusto Cury:

"Un día, un niño se paró ante un pensador y le preguntó:

-¿De qué tamaño es el Universo?

El hombre miró hacia el infinito y le respondió:

-El Universo tiene el tamaño de tu mundo.

Confuso, el niño preguntó otra vez:

-¿Y de qué tamaño es mi mundo?

Y el pensador le respondió:

-Tiene el tamaño de tus sueños."

Decía Gandhi que seamos nosotros el cambio que queremos ver en el mundo. Por eso, porque hacia dónde va nuestro mundo depende en gran medida de lo que hagamos cada uno de nosotros, me gustaría proponerte, querido lector, a modo de despedida, unas referencias para que reflexiones, evalúes y resuelvas si quieres incorporarlas a tu vida.

  1. Actúa con valentía en una situación arriesgada y estarás tratando la inseguridad de otros.
  2. Actúa con serenidad frente a un ataque y estarás tratando el prejuicio de otros.
  3. Actúa con confianza en medio de la duda y estarás tratando la indecisión de otros.
  4. Actúa con generosidad en medio de la escasez y estarás tratando el egoísmo de otros.
  5. Alaba con alegría a alguien y estarás tratando la envidia de otros.
  6. Actúa con humildad y estarás tratando la vanidad de otros.
  7. Mira siempre adelante y si te caes no mires al suelo sino al horizonte.
  8. No te enfoques en tu cansancio, enfócate en tu meta.
  9. No te enfoques en la queja ante el problema, sino en encontrar una solución al mismo.
  10. No te enfoques en evitar lo que no te gusta, sino en alcanzar lo que anhelas.
  11. No te enfoques en defender como sea tu posición, sino en comprender otras perspectivas y enfoques.

Si tienes claro hacia dónde quieres ir, no importa lo lejos que esté, todo lo que hagas y la manera en la que lo vas a hacer, reflejará, expresará la fuerza y la inspiración que emanan de tu sueño. El éxito es la consecuencia de una forma de hacer que surge de elegir una manera de ser en la vida.

Sé audaz y descubre el mundo en el que puedes vivir y la diferencia que puedes marcar en la vida de otras personas. Apasiónate con lo que es posible para ti como ser humano. Tu vida puede ser un maravilloso mensaje. Recuerda que no estás limitado ni por tu inteligencia, ni por tu imaginación ni por el coraje que ya habitan en tu mente y en tu corazón. Tan solo estás limitado por el tamaño de tus sueños.